Para dar testimonio del Evangelio de la Gracia de Dios..

¿Por qué oramos? 3 motivos esenciales

¿Por qué oramos? 3 motivos esenciales

¿Qué te mueve a orar? ¿Qué es lo que te impulsa a orar? Te has preguntado alguna vez, ¿por qué oramos? Si Dios conoce todas las cosas, sabe de nuestras necesidades, siempre hace lo que en su entera soberanía determina hacer, nuestros pensamientos no son sus pensamientos, nuestros proyectos muchas veces no son los que él tiene preparados para nosotros y quizás muchas de las cosas que pedimos no están dentro de su perfecta voluntad. Ante este escenario, es bueno el preguntarnos ¿Por qué oramos?

Para que nuestra vida espiritual esté fundamentada sobre un cimiento sólido, es necesario tener un convencimiento pleno acerca del porqué hacemos las cosas. Orar, ayunar, ir al templo, predicar, leer la biblia, si no tenemos claro por qué lo hacemos, lo más probable es que estemos viviendo una religión en vez de una vida espiritual fundamentada en Cristo

Identifica y sustituye tus ídolos

Identifica y sustituye tus ídolos

El verdadero dios de nuestro corazón es el punto al que se dirigen nuestros pensamientos, sin esfuerzo por nuestra parte, cuando no hay nada más que exija prestar atención. ¿En qué le gusta soñar despierto? ¿Qué ocupa su mente cuando no tiene nada más en que pensar? ¿Sueña con ascensos profesionales? ¿En bienes materiales como la casa de sus sueños? ¿En la relación con una persona concreta? Uno o dos sueños de este tipo no son indicativos de la idolatría. Pregúntese, más bien, en qué piensa habitualmente para obtener el gozo y el confort en la privacidad de su corazón.

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Tercera Parte

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Tercera Parte

En el mes de octubre de 1517, Lutero fijó a la puerta de la iglesia del Castillo de Wittenberg sus 95 tesis, cuyo tenor era que Cristo requiere el arrepentimiento y la tristeza por el pecado cometido, y no la penitencia.

Lutero fijó sus tesis o proposiciones para un debate público, en la puerta de la iglesia, como era costumbre en ese tiempo. Pero esas tesis, escritas en latín, fueron enseguida traducidas al alemán, al holandés y al español. Antes de transcurrido un mes, para sorpresa de Lutero, sus tesis ya habían llegado a Italia y estaban haciendo temblar los cimientos del viejo edificio de Roma. Fue como consecuencia de ese acto de fijar las 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg que nació la Reforma, es decir, que fue eso lon que dio origen al gran movimiento de almas que e todo el mundo ansiaban volver a la fuente pura, a la Palabra de Dios.

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Segunda Parte

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Segunda Parte

Después que cumplió los veinticinco años de edad, Lutero fue designado para la cátedra de filosofía de Wittenberg, a donde se mudó para vivir en el convento de su orden. Sin embargo, su alma tenía ansias de la Palabra de Dios y del conocimiento de Cristo. En medio de las ocupaciones que le imponía su cátedra de filosofía, se dedicó al estudio de las Escrituras, y en ese primer año obtuvo el título de “bachiller en Biblia”. Su alma ardía con el fuego de los cielos; de todas partes afluían multitudes para escuchar sus discursos, los cuales emanaban abundante y vivamente de su corazón, sobre las maravillosas verdades reveladas en las Escrituras. Uno de los más famosos profesores de Leipzig, conocido como “La luz del mundo”, dijo: “Este fraile avergonzará a todos los doctores; pregonará una doctrina nueva y reformará toda la iglesia, porque él se basa en la Palabra de Cristo. La Palabra que nadie en el mundo puede resistir, y nadie puede refutar, aun cuando se la ataque con todas las armas de la filosofía.”

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Primera Parte

Martín Lutero, el Gran Reformador (1483-1546) Primera Parte

Juan Hus dijo en la cárcel, cuando fue sentenciado por el Papa a ser quemado vivo: “Pueden matar el ganso (en su lengua ‘hus’ quiere decir ganso), pero dentro de cien años aparecerá un cisne que no podrán quemar.”
Mientras caía la nieve y el viento helado aullaba como una fiera alrededor de la casa, nació ese “cisne”, en Eisleben, Alemania. Al día siguiente el recién nacido fue bautizado en la Iglesia de San Pedro y San Pablo, y como era ése el día de San Martín, el pequeño recibió el nombre de Martín Lutero.

Ciento dos años después de que Juan Hus expirara en la hoguera, el “cisne” fijó en la puerta de la iglesia de Wittenberg, sus noventa y cinco tesis contra la venta de indulgencias, hecho que dio origen a la Gran Reforma. Juan Hus se equivocó en sólo dos años en su predicción.

Refutación de Objeciones a la Doctrina de la Deidad de Cristo – Parte II

Refutación de Objeciones a la Doctrina de la Deidad de Cristo – Parte II

Muchos declaran que Cristo es el primer ser creado, basándose a la expresión “el principio de la creación de Dios”, por esta razón muchos alegan que tienen pruebas fehacientes contra la Deidad de Cristo. Sin embargo le invitamos a leer el siguiente artículo para demostrarle lo contrario.

Refutación de Objeciones a la Doctrina de la Deidad de Cristo – Parte I

Refutación de Objeciones a la Doctrina de la Deidad de Cristo – Parte I

A pesar de que la Palabra de Dios claramente enseña la doctrina de la deidad de Cristo, hay quienes han negado y continúan negando dicha doctrina. Uno de los esfuerzos modernos más engañosos, sin embargo, encaminados a negar la deidad de Cristo se encuentran en la traducción del Nuevo Testamento, conocida como la versión El Nuevo Mundo.

Esta serie de dos temas tratará,  (1) la ausencia del artículo definido en en el original griego en Juan 1.1 y (2) la expresión “el principio de la creación de Dios” de Apocalipsis 3.14.

I Corintios 9:27 “Reprobado”

I Corintios 9:27 “Reprobado”

“No sea que habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado” ¿Consideraba aquí Pablo que es posible que sea desechado y perdido para siempre? ¿Cómo se armoniza esto con su doctrina de la salvación segura presente y eterna. Le invito a leer la explicación de este versículo, cuya intepretación ha sido distorsionada por gran parte de la iglesia.

El Aconsejar en Situaciones Desde una Perspectiva Bíblica – Parte III

El Aconsejar en Situaciones Desde una Perspectiva Bíblica – Parte III

Hemos dado una mirada a las formas en que Jesús trataba a la gente y los factores que hacían efectivo su ministerio. Lo que necesitamos ahora es aplicarlo al proceso de aconsejar.

El Aconsejar en Situaciones Desde una Perspectiva Bíblica – Parte II

El Aconsejar en Situaciones Desde una Perspectiva Bíblica – Parte II

El ministerio de Jesús era el de motivar a las personas a conseguir plenitud en sus vidas, ayudándoles a desarrollar su capacidad para tratar los problemas, conflictos y cargas de la vida. Quizá lo que es realmente importante para el consejero —se trate de un profesional o un laico— es considerar la forma en que Jesús hacía su ministerio de modo tan eficiente. Cuando damos una mirada a su vida personal la respuesta se hace evidente.

Página de Facebook