Header Image - Trono de Gracia

¿Dónde están los mansos?

¿Dónde están los mansos?

¿Dónde están los mansos? Es una breve historia que te hará reflexionar sobre la actitud que llevas en tu caminar en el evangelio. El llamado es a leer la historia y que cada uno tenga su propia relexión, personal y sincera. Existe un realidad innegable estas lineas ante la cual debemos levantarnos y marcar la diferencia, no por orgullo propio, sino para la verdadera honra y gloria de nuestro Señor Jesucristo.

No inventemos el agua caliente: el día y la hora nadie lo sabe

Una de las actitudes más torpes de algunos que se autoproclaman especialistas en escatologías es asegurar una fecha para la parusía del Señor.  La Biblia claramente señala que nadie la sabe, y aunque Jesús señaló que ni Él la sabía, solo el Padre que está en los cielos, lo cierto es que Él, como Dios lo ha sabido desde antes de la fundación del mundo: no inventemos el agua caliente.

La Vida Cristiana Considerada como algo Interior

La vida cristiana y la auténtica espiritualidad, no se deben considerar de ninguna manera como algo exterior, sino como algo interior. la culminación de los Diez Mandamientos está contenida en el «No codiciarás». El mandamiento de no codiciar es algo absolutamente interior, la codicia, por su misma naturaleza, no puede ser algo exterior. Lo que se intenta en todo esto es que lleguemos a una actitud interior y no solamente a una exterior. Realmente, tenemos que quebrantar primero este último mandamiento, no codiciar, antes de poder quebrantar cualquiera de los demás. Siempre que quebrantamos uno de los demás mandamientos de Dios, significa que hemos quebrantado este último también. De manera que sea cual fuere el mandamiento que quebrantes de los demás, quebrantas dos: el que quebrantaste propiamente, y éste de no codiciar. Este es el eje de la rueda.

Francis Schaeffer – Muerte en la Ciudad

¿Cómo deberíamos ver a este mundo post-cristiano y funcionar como cristianos en él? Esta serie de conferencias tratará de responder estas preguntas. El Autor comienza con una proposición respecto a la necesidad básica de la iglesia ortodoxa en nuestro mundo post-cristiano, considerando esa proposición en el contexto bíblico de los libros de Romanos, Lamentaciones y Jeremías. Reforma y Avivamiento es lo que se ha perdido en nuestra era actual, Francis Schaeffer expone cual es la situación que enfrentamos en el mundo moderno y la perspectiva que debemos tener como cristianos en  este mundo.

El Compromiso con la Verdad (Parte 2)

Cuando compartimos el evangelio con los no creyentes acerca de Dios, generalmente la primera discusión se genera acerca de su existencia. En ese momento rogamos al Señor que nos otorgue la mansedumbre y amor para refutar montones de ideas torcidas acerca de Dios (1Pe 3:15), la capacidad de poder escuchar, opinar y argumentar sobre lo que enseña la Biblia, al mismo tiempo de predicar acerca de Cristo. Me ha ocurrido que luego de exponer argumentos acerca de la existencia de Dios, la conversación se torna hacia otro foco; la existencia histórica de Jesús, la veracidad de los Evangelios, los apócrifos, el aborto, los valores, etc. Me he dado cuenta que el problema no es con lo que uno cree, sino con quién demanda vivir de esa manera. Si todas las opiniones son igualmente válidas, si existe tolerancia para todas las demás, pero para el cristianismo no… ¿Por qué el cristianismo es tan discriminado? ¿Por qué no existe la misma reacción hacia otras religiones como el budismo, el confucionismo, el hinduismo, etc.?

Hay dos razones. La primera, es que Cristo fue el único que se auto identificó como Dios. Mahoma no lo hizo, Buda ni Confucio tampoco lo hicieron. Segundo, el cristianismo es una religión contracultura, es decir no se ajusta a los parámetros modernos, sino que su mensaje es tan válido para el primer siglo, como para la presente era. Si estamos comprometidos con la verdad, entonces vamos a predicar a Cristo y el resultado será el que dijo nuestro Señor “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.” (Jua 15:18)

 

Hay un sector en el cristianismo que se ha resistido a estar comprometido con la verdad, y es aquel grupo que afirma que solo hay que entregar un mensaje de amor, que “Dios es amor” y que esto es suficiente para alcanzar a los perdidos. La verdad es que afirmaciones como esta, solo pueden venir de alguien que no conoce la realidad de la urgencia por predicar la Palabra, buscando una salida a la presión ejercida por el postmodernismo de hacer que ninguna verdad sea absoluta, sino que busca generar cierta empatía con las “otras verdades”. En un evangelio que habla solo de amor, es un evangelio incompleto, diluido y que busca agradar a los hombres al quitar de su lenguaje palabras como “infierno, pecado, condenación, juicio, etc.” Si estamos comprometidos a predicar el evangelio, entonces estamos llamados a anunciar “Todo el consejo de Dios” Hch 20:27

Otra cosa que hay que considerar, es la suficiencia de las escrituras. La pregunta es ¿Es la Biblia suficiente? ¿Es suficiente para todas las preguntas que se hace el hombre durante su estadía en la tierra? Hoy apreciamos cierto relativismo, un déficit en la enseñanza. Hace algunos años se hizo popular la famosa frase “¿Qué haría Jesús?” Esa no es la pregunta correcta. La pregunta es ¿Conoces lo que Jesús hizo mientras estuvo en la tierra y que está registrado en su Palabra? La Biblia registra el acontecimiento más importante de la Historia. Dios vino a la tierra, en forma de hombre en la persona de Jesús y él nos enseñó la manera que debíamos conducirnos ante cada circunstancia. “Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino.” Salmos 119:105 NTV.

También ejemplo claro, tiene que ver con un pasaje del Evangelio de Mateo, el famoso “No juzguéis para que no seáis juzgados” (Mat 7:1) William McDonald comenta: A veces estas palabras de nuestro Señor son malinterpretadas por algunos con el fin de prohibir toda forma de juicio… Pero Jesús no está enseñando que debemos ser cristianos sin discernimiento. Él nunca tuvo la intención de que abandonásemos nuestra facultad de crítica o discernimiento. El NT contiene muchas ilustraciones de legítimo juicio de la condición, conducta o enseñanza de otros. Además, hay varias áreas en las que se le ordena al cristiano que tome una decisión, que discrimine entre lo bueno y lo malo o entre lo bueno y lo mejor. La verdad es que como muchos dicen, este pasaje se ha transformado en la bandera de aquellos que no estudian la Palabra del Señor. Si estamos comprometidos con la verdad, entonces estamos comprometidos con el estudio serio de la Palabra de Dios, como prioridad en nuestras vidas, no solo para nuestro crecimiento personal, sino también para enseñar a otros 1Ti 4:16, lo que yo o usted piense no tiene mucha importancia, sino lo que dice Dios a través de su Palabra.

Para terminar, es necesario entender que nuestro compromiso con la verdad radica en nuestro conocimiento de Dios y la predicación de la Palabra. John Piper dijo “Nuestra meta en la predicación no es ayudar a las personas a sentirse atesorados, sino a ayudarlas a atesorar a Dios”. Volvemos a preguntar ¿Es la Biblia suficiente? La verdad es que la Biblia afirma ser suficiente en lo que Dios nos reveló. La Biblia no es un libro de historia, aunque contiene historia. La Biblia no es una enciclopedia arqueológica, aunque muchos de los lugares que narra la Biblia existen. La Biblia no es un libro de ciencia que busca responder a todas las interrogantes del ser humano. La Biblia es el libro que Dios escribió para que el hombre le conociese y pueda alcanzar la salvación. La revelación de Dios tiene un fin salvífico, es decir que el único gran propósito de la Palabra es que este conozca a Dios y sea salvo.

Si estamos comprometidos con la verdad, entonces vamos a hablar a otros de Jesús a través de la predicación genuina del evangelio, vamos a estudiar la escritura en profundidad, a ser valientes sabiendo que al mundo no le gusta nuestro mensaje pero entendiendo que Cristo sigue siendo el único camino en entre las “otras verdades”.

Y tú… ¿Estás comprometido con la verdad?